sábado, 24 de mayo de 2014

CONDUCCIÓN ACOMPAÑADA

La conducción acompañada o tutelada como parte del aprendizaje para manejar un automóvil y obtener el permiso para conducirlo, es un tema recurrente en los medios de comunicación españoles por uno u otro motivo, normalmente haciéndose eco de alguna propuesta promovida por alguna que otra entidad relacionada más o menos directamente con la seguridad vial, cuando no por el mismo Gobierno o la propia Dirección General de Tráfico (DGT).

Es una pena que sea tan difícil llevar esto a la práctica porque, entre otras cosas,
tiende puentes en la brecha generacional que se abre entre padres e hijos.
Fuente: www.larazon.es
Sin embargo, esta forma de aprender a conducir -al menos en parte- creo que tiene un difícil encaje en la realidad social de España y en la estructura de la mayoría de sus poblaciones. Estoy seguro, no obstante, que en algunos casos estaría muy bien y seria francamente útil, pero para un porcentaje muy pequeño de personas, y esto lo afirmo porque he sido testigo de casos en los que, aunque se hiciese de forma ilegal, funcionó francamente bien, pero fueron muy pocos. 

Si esta práctica se hiciese habitual, crearía una seria y peligrosa perturbación en el tráfico. En gran parte debido a la tan mayoritaria y sorprendente creencia de que para conducir no es necesario aprender y que es suficiente con practicar e ir "aprendiendo" sobre la marcha, lo “malo” es que antes hay que obtener una autorización administrativa para hacerlo: el permiso de conducir. Si no... A este asunto viene como anillo al dedo el popular refrán por todos conocido “zapatero a tus zapatos”. 

En el fenómeno del tráfico influyen muchísimos factores, por más que seamos
vecinos no todo lo que quizá sea útil en un país lo es en otro.

Esta foto la hice en el parking del hotel del aeropuerto de Bilbao:
Holiday Inn Express; vaya desde aquí mi gratitud a la persona
responsable del mismo, la señora Tania Viadas Acebes, siempre dispuesta a
prestar su ayuda generosa y desinteresadamente. ¡Gracias, Tania!
Hace muy pocos días, apareció una noticia sobre esta posibilidad de aprender a conducir en un periódico que fue recogida por el blog de ASEXTRA (Asociación de Examinadores de Tráfico), donde la he visto y a donde remití un comentario, tanto al blog como a la página de Facebook de dicha asociación; puesto que en el libro (Conducir sin miedo), escribí sobre este tema, pero desde un punto de vista puramente práctico, me ha parecido conveniente dejar también aquí el mencionado comentario. Lo tienen a continuación tal cual lo envié.

Una polémica propuesta a la par que muy interesante en la que veo tres aspectos: el pedagógico, el político y el económico.

El pedagógico. 
Solamente sería útil excepcionalmente y en base a tres razones principales: 
  1. Que la persona que enseñe sepa conducir de verdad, esté dispuesta a transmitirlo y sepa cómo hacerlo. Pueden darse las tres condiciones, puedo dar fe de algunos casos, pero son muy excepcionales. 
  2. Que la persona que aprende realmente quiera hacerlo y esté dispuesta a esforzarse en esa tarea. En teoría se da por supuesto, pero todos sabemos que, dasafortunadamente, es poco habitual. 
  3. El lugar, dónde desarrollar las clases es determinante. Podría ser bastante útil en localidades muy pequeñas, zonas con muy baja densidad de población y orografía fácil, como muchos pueblos de Castilla, Aragón, La Mancha... siempre con población muy poco numerosa y dispersa. En las ciudades que rondan los 200.000 habitantes o pasen de ahí, mal asunto, porque yo no imagino a nadie enseñando a conducir en municipios de ese tamaño sin doble mando, y si alguien lo intenta abandonará al primer susto o incluso sin él. No obstante, en las poblaciones pequeñas habría personas que se beneficiarían de esto aprovechando al menos a coger un buen dominio del vehículo; pero serían muy pocas, no nos engañemos -y la mayoría de las que ya lo hacen-, lo único bueno es que contarían con la cobertura legal de la que ahora carecen.

El político. 
CNAE (Confederación Nacional de Autoescuelas) lleva años buscando la manera de imponer un número mínimo de clases con el único fin de vender un espejismo a sus asociados que le permita mantener el poder que ahora detenta. 

Ese poder se tambalea, la mayoría de los asociados de CNAE lo son por pura inercia y han visto cómo el carnet por puntos se ha convertido en un negocio exclusivamente para unos pocos, por ejemplo, entre otras cosas. Así que CNAE necesita ofrecer algo, al menos que parezca que trabaja en beneficio de las empresas del sector, de ahí que pretendan que se privaticen los exámenes y hacerse cargo de los mismos, que propongan exámenes y cursos cuando tengamos que prorrogar la vigencia de los permisos, etcétera. Pero imponer un número mínimo de clases, como ya dije, es un espejismo, la mayoría de las autoescuelas firmarán sin darlas, o muy pocas, y difícilmente alguien estará dispuesto a pagar a cambio de nada; claro que pensarán recuperar después, cuando el alumno vuelva para ir a examen; pero también será difícil, pues si el alumno, actualmente, ya quiere ir mucho antes de lo que debería, ahora querrá hacerlo en cuanto pise la autoescuela, vamos que tendrá que estar esperándoles un examinador a la puerta.

Hay otro aspecto político con el que CNAE debe contar imperativamente: el del Gobierno o, al menos, el de un partido político con posibilidades de formarlo, pero, sea cual sea el partido que gobierne, verá muy claro y cierto que imponer unas clases mínimas es muy impopular, CNAE lo sabe, de ahí que intente compensar con la enseñanza “particular”, y sin doble mando, sí señor, con agallas... La incidencia en la seguridad del tráfico de esa medida, si se legalizase y se extendiese, sería muy preocupante, y grave, sin ninguna duda, ese es otro tema. Y las decisiones políticas en este país ya sabemos todos cómo se toman: en base a los votos que se puedan obtener con ellas; la presión de ciertos lobbys, motivadas por intereses económicos (apareciendo muchas veces la corrupción) o políticos (poder), o por “alarma social” -lo que hacían los romanos en el circo hace más de 2.000 años-; y las que la UE toma por nuestro Gobierno. 

El poder ejecutivo autonómico y municipal repite los mismos esquemas, añadiendo una justificación más el primero (es que Madrid nos obliga...) y otra más el segundo, es que la Comunidad... Y nuestros gobernantes, que deberían ser líderes proactivos, son reactivos, que sólo cuando enarbolan banderas de diferencia y victimismo logran un cierto liderazgo. Un triste sino abocado a la tragedia desde que existe la Historia, cual condena eterna, porque parece que llevemos impresa la semilla de Caín.

El económico.
Para las autoescuelas, en los poquísimos casos en los que ese tipo de aprendizaje combinado funcione, ganarán menos; a no ser que pacten precios al alza para las clases obligatorias y luego que cada cual haga lo que quiera, aún así, a parte que lo del mencionado pacto es un riesgo, veo poco beneficio y para muy pocos. También es posible que se diesen casos de competencia desleal, desgraciadamente hay muchas personas sin ingresos y esto podría ser una forma tentadora de lograr alguno. Sin embargo, sí se puede dar un efecto positivo: que las personas que se animen a intentar enseñar a sus hijos, por ejemplo, los lleven enseguida y con entusiasmo a la autoescuela, y no lo digo con ironía ni en broma. Esto sí que no estaría nada mal.

En la noticia comentada hay una cita que me sorprende y no entiendo en absoluto, afirma el señor Viladrich que “el coste económico que supondría para los alumnos sería mucho más elevado del que supone sacarse el carnet por el modelo tradicional”. ¿Cómo es posible? Agradecería muchísimo una explicación porque no lo entiendo.

También quiero añadir que el proyecto de conducción acompañada estaba previsto incorporarla en la reforma del Reglamento General de Conductores que entró en vigor en otoño de 2004, gobernaba el PP, y al final no se aprobó. No sé si por aquellas fechas el señor Báez la había propuesto, de no ser así, desde luego no es nada original. También recuerdo que en el Gobierno que se formó poco después (PSOE), este la propuso como si fuese algo novedoso, lo que no era cierto, pero tampoco se llevó a cabo. 

Por último, y en cuanto al ejemplo que citan de Austria y Alemania, habría que añadir Francia y Reino Unido, por lo menos. En los dos primeros países mencionados no sé cómo les va con este sistema, de Francia he leído estudios afirmando que sólo un pequeño porcentaje de alumnos opta por la conducción acompañada, en el Reino Unido tampoco parece que sea muy alto este porcentaje, pero en gran parte de estos países, sus habitantes viven en casas de las que salen temprano para trabajar y a las que vuelven a eso de las 5 de la tarde, en ese intervalo hay poquísimo tráfico y es razonablemente seguro poder enseñar a conducir sin doble mando; contrariamente, en España esto ocurre en muy pocos lugares y siempre con muy poca población. 

Adaptar la conducción acompañada en España sin doble mando, sin que se diera un impacto significativamente negativo en la seguridad del tráfico sería harto difícil, aunque se diesen esas 15 o 20 clases obligatorias en la autoescuela (que a la mayoría de los alumnos les parecerá una barbaridad, esa es otra), todos sabemos que, excepciones a parte, serían insuficientes. También sabemos todos que, desgraciadamente, muchos alumnos cuando ya tienen el carnet y empiezan a conducir acompañados por padres o cónyuges son pervertidos por ellos.

Perdonen la extensión, pero vivo en la carretera ocupando el asiento derecho de un coche de autoescuela desde el segundo día laborable de febrero de 1977, y esto es lo que veo. Gracias por su paciencia y atención.
Un saludo.

Enseñar a conducir no es darse un paseo, precisamente.
Pocas personas ajenas al oficio pueden enseñar a conducir
con unas mínimas garantías de seguridad y pedagógicas.
Para empezar, ¿cómo conducen ellas?
Fuente: www.laprovence.com
Un detalle importante: Es bastante frecuente que los medios de comunicación nos informen de propuestas legislativas que, bien por cómo son redactadas o porque las leamos muy rápido y sin poner suficiente atención, o por ambas cosas, parece que entran en vigor de inmediato y que mañana ya podemos empezar, por ejemplo, a enseñar a conducir a uno de nuestros hijos por nuestra cuenta. Les ruego que tengan mucho cuidado con esto, que se aseguren bien y se informen adecuadamente pues, hoy por hoy, conducir un vehículo sin el permiso requerido para ello (o con su vigencia caducada) es un delito que puede acarrear indeseables consecuencias más importantes y graves de lo que parecen. Cuidado.

Esteban

20 comentarios:

  1. Hola Esteban: ¿esta propuesta va en serio? Creo que el objetivo de la DGT es mejorar la seguridad con propuestas serias, no entiendo esto.
    ¿Qué es esto de la conducción acompañada? ¿Se refiere a que habrá dos conductores a bordo, uno sin carnet y con los mandos, y otro con carnet-y supongo que el responsable último de lo que pase-y sin mandos? ¿Que la hacen en el Reino Unido o en Francia? Pues me da igual, los países que funcionan no hacen las cosas porque el vecino las hace, sino que estudian su realidad y ponen reglas adecuadas a ésta.
    Sabes mejor que yo que a bordo de un coche sólo puede haber un 'piloto' y que éste tiene que tener el control último de los mandos. Realmente no entiendo esta propuesta ni me gusta que pierdan el tiempo en estas tonterías cuando se podrían gastar las energías en cosas mejores. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elisa:
      Mis disculpas por el retraso. Es que he tenido mucha faena últimamente.

      Pues sí, la propuesta no es seria pero va en serio. Hace más de una década que hay proyectos por los cajones. Apostaría algo bueno a que si algún día se lleva a cabo un proyecto de este tipo, será exclusivamente por motivos populistas, electorales o por ceder a presiones del lobby de CNAE, o por una mezcla de todos ellos. Desgraciadamente, nada nuevo, prácticamente en cualquier ámbito. Y, sí, se refiere a lo que dices: enseñar a conducir sin doble mando, obviando la posibilidad que, con ese requisito (entre otros), regula desde hace muchos años el aprendizaje por libre.

      La idea de la conducción acompañada, en sí, no me parece mal, pero es casi imposible poder llevarla a la práctica, salvo excepciones. Por otra parte, es algo que se viene haciendo desde siempre, especialmente en zonas rurales, poco pobladas y con localidades dispersas. A lo largo de mi vida he conocido algunos casos de jóvenes que aprendieron mucho y bien de sus padres antes de ir a la autoescuela, pero fueron muy pocos. Y muchas más personas probaron pero abandonaron el intento enseguida.

      Con este asunto también aparece una paradoja muy curiosa. Por un lado muchas personas se muestran partidarias de este tipo de enseñanza, también dan por supuesto (en general) que en las autoescuelas sólo se enseña a aprobar; pero cuando sus hijos tienen el carnet, muy pocos padres y durante muy poco tiempo se dedican a enseñarles, precisamente, cuando pueden hacerlo de un modo perfectamente legal. ¿En qué quedamos? Porque si en la autoescuela no se aprende, en casa tampoco enseñan y a casi nadie se le ocurre seguir un tiempo más en la primera para aprender... Al final, siempre acabo en un desolador callejón sin salida: Aprender a conducir es una ciencia infusa. Un don que se nos da por añadidura. Y que la tan cacareada “seguridad vial”, en realidad, solamente nos importa a unos pocos.

      Otra cosa sería invertir el proceso y añadir un segundo examen como propone don Arturo (A. de A. “Curvas enlazadas”). Seguro que ya lo sabes, pero lo contaré muy sucintamente:
      Se trata de seguir más o menos como hasta ahora, pero una vez logrado el carnet, este queda pendiente de revalidar por un tiempo (unos dos años) en los que sí se pasa a conducción acompañada, después vuelta a la autoescuela y examen definitivo más exigente que el actual. Esto llevaría consigo rebajar la edad para el primer examen. También llevaría a realizar ajustes en aspectos legales, sobre todo de tipo penal, y claro, abre las puertas a que se den picarescas difíciles de controlar por parte de la policía, más teniendo en cuenta la imaginación que aquí somos capaces de desarrollar para hacer trampas. ¡Ay, qué panorama más deprimente, Elisa!

      ¡Saludos!

      Eliminar
    2. Es cierto que hay gente que enseña a conducir en las circunstancias que describes, pero el simple hecho de que no sea legal ya restringe mucho, en la práctica, cómo y dónde se hace: generalmente en descampados, polígonos industriales en días festivos, etc.
      Yo no creo para nada en esto de la conducción acompañada. Por definición, el conductor es quien manda en el coche. No hay nada como comenzar a conducir sólo. Con eso no quiero decir que esté en contra de una formación que vaya más allá del carnet, éste es otro tema, y como dices muy peliagudo por la picaresca, aunque se podría imponer unas clases obligadas cada 5 años, por ejemplo, con unos recorridos adecuados. Esto no seria popular por el precio, pero es que sería nada comparado con el mantenimiento del coche. Saludos!

      Eliminar
    3. Hola Elisa, perdón por el retraso.
      Sabes que yo aconsejo conducir solo lo antes posible en cuanto se dispone del carnet, sin embargo la idea de la conducción acompañada me gusta como parte del aprendizaje, se podría rebajar la edad de inicio y profundizar en el entrenamiento durante muchas horas y miles de kilómetros de un modo muy asequible.
      Pero estoy seguro de que sólo muy pocas personas le sacarían partido, la mayoría sólo verían la ventaja económica, el brillo del oro deslumbra mucho, hace perder el rumbo y hay ahorros que salen muy caros. Por ora parte, ya solamente el hecho de enseñar y tutelar a alguien para una tarea, debería generar una fuerte motivación extra en mejorar uno mismo en la realización de la misma; se podrían matar dos pájaros de un tiro... Pero es muy teórico, apenas existe conciencia de que es necesario aprender a conducir, este creo que es el principal problema de tantos males en la carretera; sin ese convencimiento las clases obligatorias que mencionas cada cierto tiempo... no funcionaría, la mayoría pagarían a gusto por no darlas y la autoescuela o quien fuese firmaría y en paz. Una lástima. Tú eres una excepción, te lo he dicho hace tiempo y me alegro muchísimo por ello, pero, ¿a cuántas personas conoces que tengan tu bendita actitud?
      Bona nit, saludos!


      Eliminar
    4. Tienes mucha razón en lo de la picaresca. Y lo de la conducción acompañada... pues habrá un grupo pequeño que le puede sacar provecho, pero una flor no hace verano, sería un desastre. Saludos!

      Eliminar
    5. Estoy de acuerdo, Elisa. La idea me gusta, pero creo que es un sentimiento más romántico que otra cosa, lo harían muy pocas personas, eso es impepinable. ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Me extraña que en España se permita aprender a conducir sin acompañante. En Argentina, y como fue el caso de mis hijos, han acudido a una escuela de conductores donde el acompañante es condición imprescindible para el aprendizaje. Además, y considerando el infierno que es Buenos Aires, no hay muchas opciones, se llevan a los futuros conductores (y los trasladan los mismos instructores) hasta un predio dentro del Autódromo, acondicionado a tales efectos, y sacar el carnet es bastante laborioso, no lo otorgan fácillmente,
    Es cierto que en pueblos y ciudades pequeñas, los jóvenes no tienen esos problemas, pero también es cierto que este país tiene un número altísimo de accidentes, tanto en carreteras (rutas, les llamamos) y dentro mismo de la ciudad.
    Siempre tan explícito y claro, Esteban, es un placer leer tus notas, y eso que no conduzco, porque yo sí, tengo miedo... Jajajajaja

    Un fuerte abrazo, querido amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis disculpas, Liliana, ando muy retrasado últimamente.
      Hoy por hoy, en España, sólo se puede aprender a conducir en autoescuela o por libre pero en ambos casos va una persona al lado y con doble mando. Sin embargo, de cuando en cuando, se habla de permitir enseñar (en parte) a una persona no profesional y sin doble mando. La idea en sí me gusta, pero es muy difícil llevarla a la práctica por más que lo hagan (poco) nuestros vecinos del norte y algunos países más. Y lo que ya no me gusta nada de nada, es la utilización política que se hace del asunto por estos lares. En fin.

      Desde luego no pongo en duda lo que me cuentas, además es lógico, pero me cuesta pensar en tu ciudad como un lugar tan difícil como decís vos, no sé por qué. Me parece muy buena idea que lleven a los alumnos a un circuito para comenzar a aprender a conducir, aunque imagino que luego sí les darán clases también por la ciudad.

      ¿Miedo vos, querida amiga? No me lo puedo creer. Pero no importa, tengo una amiga instructora de manejo en tu ciudad, en serio: Vilma Azcurra. Enseña muy bien, y aprenderías mejor y sin miedo. No tenés excusa, jajajaja...

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Asi es!!! Muchas gracias por compartir. Buen dia!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a vos por leer y comentar, Jackie; y perdón por el retraso.
      Ya pasó el día y la semana, pero esta acaba de comenzar y espero que te vaya bonito en ella.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Muchas gracias, amiga.
      Es... muy estimulante tu contundente afirmación. ¡Gracias!
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. Pero mas me gustó descubrir a un poeta encantador metido dentro de un blog serio y genial pero sin emocion del amor
    te felicito
    Tu comentario en mi blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, MuCha!
      Me alegra enormemente que te haya gustado mi comentario y lo valores tan bien. No quiero pecar de falsa modestia, pero... el mérito lo tienen estas noches de primavera, tan cortas como preñadas de inspiración y magia. Te lo dije.
      ¿"Sin emoción del amor"? Te agradezco también este "pero", y mucho, de verdad. He de corregirlo, porque me gusta poner cariño y amor en lo que hago; me doy, creo que es necesario hacer esto en la vida y con la vida. Después de todo, está perdida; ¿a qué tanto empeño en conservarla al precio de no vivirla? Ya conozco bastante gente con vocación de momia, prefiero desparramarme, gastarme, diluirme... Llegan así al primer plano de mi memoria y sin buscarlo dos grandes poetas: Gerardo Diego con su ciprés y Vicente Aleixandre con su "polvo seré, mas polvo enamorado".
      Buena noche. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Dentro de poco no habrá ni profesores ni examinadores, y lo comento por algo que he visto esta semana en TV, el coche de Google, sin conductor. Miedo me da. Un abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues llegado ese momento mi coche ideal sería una autocaravana, amigo Pepe. ¿Te imaginas poder viajar mientras duermes? ¿Cruzar España de noche cómodamente tumbado, por ejemplo? Pero, sí, a mí también me da miedo. Conduciendo como hasta ahora, sé que puedo fallar, desde luego, pero llevo las manos en el volante, los pies en los pedales y la vista y la mente en la carretera; hombre, hasta el último instante, cabe la posibilidad de que se me ocurra hacer algo que evite un accidente. Pero si me conduce el coche, una de dos: o voy preparado sin tener nada que hacer, con lo que me moriría de los nervios; o deposito una fe ciega en Google y me pongo a dormir. Ya veremos.
      Buena semana, un fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. Buenas tardes, Mi padre es muy buen "enseñante", y yo aprendo que lo que dice mi padre va a misa, pero ¿y si en realidad no es tan bueno como yo pienso?, ¿me estaría acercando a un aprendizaje completo?. Desde mi punto de vista, creo que esto es una falta de humildad, creer que puedo hacer de todo y que se hacer de todo me lleva a pensar que algunas carencias tendré.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Joaquín:
      Muchas gracias por tu visita, tu atención y tu comentario.

      Buena pregunta la que planteas. Pienso, que tu padre puede enseñar muy bien, pero a parte de que nadie somos perfectos, uno recibe una determinada enseñanza, la hace suya, le sirve de base... pero sobre ella crece y desarrolla su propio estilo. Ese crecimiento, se va alimentando con la propia experiencia, que será diferente a la que tuvo y tiene tu padre pero a la que sin duda se podrán aplicar respuestas basadas en los mismos principios que tu padre te ha hecho llegar.

      Creo que todos debemos aprender, mantener de continuo esa actitud y beber de todas las fuentes posibles sin perder el espíritu crítico, no vaya a ser que alguna de las fuentes nos dé agua no potable; incluso sin ninguna maldad.

      No veo que tengas falta de humildad, veo que quieres aprender, te haces preguntas... Es imposible aprender sin humildad.

      Espero haberte sido de alguna utilidad, Joaquín. De lo contrario, y si te parece... no dudes en insistir.
      Gracias de nuevo. Saludos.

      Eliminar
  8. matricular coche extranjero1 de junio de 2015, 14:30

    Me parece impresionante y que hay que evolucionar algo más para gozar de mejores resultados y experiencias, excelente artículo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu atención, comentario y opinión. Estoy totalmente de acuerdo en la necesidad de evolucionar, y constantemente.
      Quiero decirte también, que creía haber puesto antes tu comentario y haberlo contestado, pero debí de equivocarme. Lo siento. No enlazo tu firma porque no me ha llegado indexada, miré a ver si podía vincularla yo mismo con alguna web o blog, pero encontré varias páginas en las que aparecía ese nombre y no sabía cuál utilizar, no obstante puedo hacerlo en cuanto me facilites un link, si lo deseas.
      Gracias de nuevo. Un saludo.

      Eliminar