lunes, 31 de julio de 2017

NI FLORES

Es verano, tiempo de descanso y vacaciones, es fácil andar distraído, bajar la guardia y perder concentración. Romper con la rutina de tantos meses seguidos de trabajo facilita que la mente se disperse sin tan siquiera darnos cuenta y nos hace vulnerables a errores y peligros que hasta podrían provocarnos la risa, caso de que alguien nos hable de no sé quién al que le ha sucedido algún tonto despiste. Pero nadie estamos libres de ellos, cuidado. Claro que si elevamos nuestro nivel de consciencia, lo llevamos en mente y nos mantenemos alerta, difícilmente nos pasará nada malo.


Es verano, e incluso aquí en el norte, es fácil que un coche expuesto al sol llegue a alcanzar temperaturas en torno a los 60º C (o bastantes más) en el aire de su interior. Además, en muchos coches modernos, especialmente de gama media-alta, prácticamente no entra nada de aire cuando permanecen cerrados, son muy estancos. ¡Cuidado!

En este caso el coche estaba bien estacionado, con las ventanillas abiertas,
su conductor al lado y su esposa haciendo un recado. Esto es seguro.
Podemos evitar fácilmente disgustos graves, daños irreparables e incluso auténticas tragedias, si desarrollamos el hábito de dejar siempre el coche sin ningún ser vivo a bordo mientras vamos “un momento ahí al lado” a hacer algún recado o gestión. Todos lo hemos hecho alguna vez, y todos hemos comprobado en alguna ocasión que “el momento” se cuenta por varias decenas de minutos, que donde antes había sombra esta ha desaparecido en poco tiempo, o que nos ocurre algún percance (una caída, por ejemplo) en el camino de ida o vuelta a ese lugar “ahí al lado”, o en el mismo. Así pues, en un coche estacionado al sol, ni flores.
Esteban


Etiquetas: calor, sol, verano, vacaciones

domingo, 30 de julio de 2017

HOY HACE UN MES, HIZO SEIS AÑOS

Seis años que ha cumplido este blog. Y que no pude celebrar hasta el día siguiente, hará mañana un mes. 

Preparando la ceremonia con la espléndida luz de otro verano.
Hace ya unos cuantos meses que la modesta luz que mantengo encendida en este rincón del universo de Internet a duras penas puedo hacer que alumbre un poco. Nada malo ocurre, a Dios gracias, tan sólo sucede que hay otros asuntos reclamando imperativamente mi tiempo, casi todo, pero en él predominan experiencia y alegría, cosas, que sin duda, tarde o temprano iré vertiendo aquí. 

Todo listo. ¡Va por ustedes!

Llegan días con más tiempo para el descanso, encenderé algunos fósforos más. Hoy quiero dejar constancia de que celebro haberles conocido y que todos los años hago una pequeña ceremonia con mente y corazón puestos en ustedes, asombrado por su atención, y con toda mi gratitud. 
Esteban

domingo, 23 de abril de 2017

SANT JORDI 2017

Apenas si tengo tiempo para escribir estas líneas, y bien que lo siento. Pero cómo no recordar la historia de San Jorge, el Día del Libro, a D. Miguel de Cervantes, vagando por tierras manchegas con su criatura, afanado en el noble empeño de sembrar verdad y justicia. 

Fuente: www.capitaldelasardana.cat
Y cómo no, claro está, esa sardana que bailan flores y letras en Cataluña, en un quijotesco intento de crear un círculo que nunca se cierre, porque abrace al mundo con seriedad, alegría y buenas intenciones. Voto y brindo porque así sea, con todos ustedes y por todos ustedes. 

Esteban

Entradas relacionadas: SANT JORDI 2016

sábado, 11 de marzo de 2017

MADRID, 11 DE MARZO DE 2004


Cada 11 de marzo mi corazón toma el mando, inevitablemente. Se hace cargo de pedales y volante poniendo rumbo a Madrid. Lleva un coche modesto con un equipaje infinito de respeto, silencio y compasión. Y esperanza, a pesar de todo.


Esteban

Entradas relacionadas: MADRID, 11 DE MARZO DE 2004

Etiquetas: 11-M, Madrid.

miércoles, 8 de marzo de 2017

8 DE MARZO

Hay que ser albañiles de un futuro mejor, poner ladrillos cada día, perseverando, para que llegue uno, más allá del cual, sea innecesario dedicar ninguno a darnos cuenta todos, de lo que es obvio. 

Fuente: Diccionario de cerámica.
Esteban 

Entradas relacionadas: 8 DE MARZO

sábado, 24 de diciembre de 2016

N A V I D A D 2016

A modo de felicitación navideña, desde este precioso balcón con vista al mar Cantábrico, digno prólogo oceánico desde el que se trazaron infinitos caminos hacia esa tierra de promisión que alberga hospitalaria y amable a gentes de todos los rincones de la tierra. Desde aquí, quiero desearles que tengan, al menos, una buena y clara oportunidad de mejora en todas las facetas de sus vidas, o, al menos, en la que más lo necesiten. Buena, en el mejor sentido de la palabra, tal como nos enseñó Antonio Machado

Getxo, Vizcaya.
Así, descubriremos cada cual nuestra particular América, y nuestros brazos serán como esos colosos Atlántico y Pacífico que desde el Nuevo Mundo abrazan al resto. Así, y con nuestras manos tendidas para quienes precisen de ayuda, así, la Navidad recobrará todo su sentido. Y también, como gritaba Rafael Alberti, podremos enterrar en el mar los malvados fantasmas que nos amenazan. 

Les dejo mi gratitud y mi abrazo. ¡Feliz Navidad!
Esteban 

Entradas relacionadas: NAVIDAD 2014. N A V I D A D.

Etiquetas: Navidad, América, Getxo.


domingo, 20 de noviembre de 2016

DÍA MUNDIAL EN RECUERDO DE LAS VÍCTIMAS DE ACCIDENTES DE TRÁFICO

Hay tantos días mundiales en recuerdo de tantas cosas que es fácil que muchos se nos pasen desapercibidos y no dediquemos ni unos pocos minutos a pensar seriamente en el tema que cada uno de ellos propone, a pesar de que, casi siempre, nadie esté libre de que el asunto en cuestión nos pueda afectar directamente en un momento u otro de nuestra vida. 

Hoy, y por decisión tomada el 26 de octubre de 2005 en la Asamblea General de las Naciones Unidas, es uno de estos días. 

Sede central de la DYA en Bilbao
Fuente: Wikipedia.
Ni que decir tiene, que llevo toda una vida (y sigo) poniendo mis modestos granos de arena para disminuir el número y gravedad de accidentes en carretera. Dado lo que veo en ella, cada día, y que cualquiera puede observar simplemente con mantener los ojos abiertos cuando sale a la calle, me resulta imposible dejar de preguntarme cuántos verdugos habrá mezclados entre las víctimas. También me pregunto cómo no se dan muchos más accidentes de los que realmente se producen. ¡Cuántos milagros ocurren a diario! 

Me resulta incomprensible que no se investigan los accidentes hasta llegar a las raíces que los provocan; que tantos conductores manejen sin el más elemental cuidado; que tantos peatones crucen distraídamente las calzadas; que tantos ciclistas confíen ciegamente en que los demás les cuiden; que tantos padres dediquen un mínimo esfuerzo para que sus hijos aprendan a conducir, y que les den tan mal ejemplo y les perviertan. 

Tampoco entiendo que tantas asociaciones de víctimas de accidentes de tráfico como existen en España no incluyan en sus plantillas a profesores de formación vial con amplia experiencia contrastada en la doble vertiente de conductores y docentes para enseñar a sus asociados y al público en general cómo sobrevivir en la carretera incidiendo en actitudes y desarrollo de aptitudes en situaciones reales, prácticas, en vía pública y en circuito cerrado. Está muy bien aprender una receta de cocina a nivel puramente intelectual, pero si queremos comer, no basta, hay que cocinar ese plato y lograr, al menos, que sea comestible y no nos envenene. 

Un accidente de tráfico, o siniestro vial, como tantos gustan en denominar ahora, sólo puede ocurrir por dos razones:

Una. Cuando un vehículo, por un lado, y otro vehículo, persona, animal o cosa por otro, intentan el imposible de ocupar un mismo lugar en el espacio.

Dos. Cuando un vehículo se sale de la calzada de la vía por la que circula. 

Usted, y todos, se supone que llevamos los pies en los pedales y las manos en el volante, que miramos hacia adelante hasta donde nos alcanza la vista, que vigilamos frecuentemente atrás y a los lados a través de los espejos retrovisores. Si vamos permanentemente atentos, centrados en la tarea de conducir, vemos y prevenimos cuanto sucede o puede suceder y actuamos en consecuencia nada más percibirlo, ¿qué mal podemos causar o sufrir? ¿Será sumamente improbable que nos pase nada indeseable, no cree? 
Esteban