martes, 8 de diciembre de 2015

INCORPORACIÓN A AUTOPISTA, CARRIL DE ACELERACIÓN O DE ENTRADA

Hace unos días y para la entrada que pueden ver aquí, recibí un comentario con estas dos preguntas:

¿Qué hacemos cuando se está incorporando alguien por la derecha? 
¿Cómo hacemos estando nosotros a la derecha? 

Ambas cuestiones tienen por respuesta una palabra clave: coordinación. Es imprescindible. Lo contrario nos aboca a una situación crítica que nos pone a las puertas de una de las dos principales causas de sufrir un accidente: que dos o más vehículos intenten ocupar el mismo lugar del espacio. La otra es una salida de la vía, pero esta depende -casi siempre- exclusivamente de nosotros. 

Esa señal de peligro (no lo olvidemos), es una de tantas que nunca
se nos debe pasar desapercibida.
Fuente: Google Maps
La incorporación a autopistas y autovías se hace, prácticamente siempre, por carriles de aceleración; empleándose también este tipo de carriles -ocasionalmente- para acceder a carreteras convencionales y vías urbanas. Siguiendo el planteamiento de las preguntas, vamos a imaginar que estamos circulando por el carril derecho de una autopista, en carretera abierta o algo alejados de cualquier población importante y que lo hacemos al límite legal (120 km/h) o poco menos. 

Para coordinarnos con los vehículos que acceden a la vía en la que estamos sólo podemos actuar sobre dos factores: velocidad y trayectoria. O ambos. Haciendo variaciones de velocidad a más o a menos podemos asegurarnos un espacio delante o detrás de un determinado vehículo que está entrando sin cambiar nuestra posición en la calzada; cambiando al carril contiguo mantenemos la velocidad que llevábamos, en principio, y luego volvemos al carril de más a la derecha. 

Como siempre, observar anticipadamente siempre nos dará ventaja, seguridad y tiempo para decidir con mejor criterio y ejecutar con más precisión alejándonos al máximo de toda precipitación. 

Es fundamental desterrar de inmediato cualquier pensamiento del tipo: “qué hace ese”, “a ver cómo actúa”... y mucho más aún, centrarnos en que es él quien tiene un “ceda el paso” y nosotros gozamos de preferencia. Es un grave error entender el concepto de preferencia como un valor absoluto y más aún forzar a que nos lo respeten, salvo excepciones -que alguna hay- como luego veremos. En dos palabras, y aprovechando que están tan de moda... mejor ser proactivos que reactivos.

Planteado un problema y entendido su enunciado, debemos centrarnos exclusivamente en su solución. Recrearnos en su génesis, contemplarlo, hacernos preguntas sobre la persona que lo provoca o soltar toda una sarta de improperios, insultos y demás hacia ella verbal, gestualmente o con el pensamiento sólo conduce a retrasar la solución (en el mejor de los casos), o a impedir su aplicación. Seamos prácticos, ahorremos recursos y energía o empleémosla en salvar la situación.

Este es el mejor carril de aceleración que he visto en mi vida, sin embargo,
es descorazonador ver los pocos conductores que lo utilizan bien.
Está en la autopista A-8 a la altura de Baracaldo en sentido Bilbao, en la recta
popularmente conocida como "recta del Max Center", tomando el sobrenombre
del centro comercial que está a la derecha de la imagen.
Fuente: Google Maps
Situaciones, que en su inmensa mayoría son perfectamente previsibles, por tanto, bien podemos haberlas vivido miles de veces en nuestra mente y con nuestra imaginación, lo que nos llevará a tener las soluciones grabadas en el subconsciente, de forma que sólo sea cuestión de ver y actuar. Además, esta forma de trabajar en la carretera sin estar en ella, aparte de ser gratis, por lo menos, también desarrolla algo nuestra inteligencia, lo que sin duda nos dará muchas más opciones de encontrar la solución correcta cuando estemos ante alguno de los muy improbables casos imprevisibles, que luego añadiremos cuidadosamente a nuestro archivo y entrenamiento mental. 

Variaciones de velocidad. Generalmente es mi solución preferida, viendo con antelación cuántos vehículos se incorporan y cómo lo hacen, un poco más o algo menos y enlazo con ellos delante o detrás. Es la solución que más he entrenado y entreno con mis alumnos siempre por su eficacia: evita dos cambios de carril, evito interferir con otro conductor que me esté adelantando o pensando en hacerlo, ayuda mucho a quitar el miedo (muchas veces se conduce un tramo en paralelo con otro vehículo que aparentemente se echa encima de nosotros) y también ayuda mucho a eliminar la tendencia innata a dar volantazos, causa de muchos accidentes y que conviene cortar de raíz en la autoescuela. 

Esta es la foto aérea del lugar de la anterior, como pueden ver, este carril es enorme. 
Fuente: Google Maps
¿Inconvenientes? Surgen cuando la situación prevista cambia al hacer anómalas variaciones de velocidad el conductor del vehículo que se incorpora, que suelen producirse cuando esa persona hace una muy deficiente observación o a última hora; prefiero que esa persona no mire en absoluto pero mantenga una aceleración constante, al que lo hace in extremis, se asusta y frena. Prefiero, sin duda, al que actúa como pensando “que se aparten que voy”, por lo menos sé a qué atenerme; y también prefiero al que aumenta decididamente su velocidad empecinándose en entrar en la autopista aunque se a base de utilizar el arcén en parte o totalmente como prolongación del carril de aceleración.

Los conductores que frenan asustados son los que crean el mayor riesgo, es un acto suicida y homicida. Los más peligrosos, normalmente, son los que se detienen en la primera mitad del carril de aceleración, siempre muy próximos al límite izquierdo de este, y especialmente cuando una vez detenidos miran directamente a su izquierda y hacia atrás; en estos casos suelen girar el volante a la izquierda un cuarto de vuelta o más y reanudar la marcha lentos y con torpeza en el momento menos propicio. Los que se detienen casi al final del carril de deceleración de pronto y sin motivo es bastante menos probable que giren el volante, también saldrán con lentitud y torpeza, pero suelen girar menos el volante y hacerlo cuando no tienen a nadie a la vista o lejos. 

También A-8 sentido Bilbao, en Cantabria, muy cerca de la frontera con Vizcaya se puede
ver un carril de aceleración muy peligroso por su poca visibilidad, proximidad a una curva
y pendiente descendente recta de los vehículos que ya están en la autopista. 

Fuente: Google Maps
En los casos citados, lo más probable es que no haya más remedio que cambiar de carril, de ahí que, aunque decidamos coordinarnos exclusivamente a base de velocidad, conviene tener en mente otra puerta abierta: desplazarnos al carril central o izquierdo. Para ello es muy importante observar con antelación, no sólo cómo van circulando los vehículos entrantes sino también los que tengamos -y podamos tener- detrás o al lado, con el fin de asegurarnos un hueco en el carril situado a nuestra izquierda, también es muy probable que en estos casos sea mucho más seguro incrementar la velocidad, de forma clara y rápida, lo que se garantiza mejor bajando con antelación a cuarta (si estábamos en quinta o sexta) sin perder velocidad. 

Actuando así, es muy difícil que alguna vez tengamos un accidente en las proximidades de las incorporaciones. Habré tenido mucha suerte, pero tocando madera y dando gracias a Dios, les puedo asegurar que, hasta ahora, nunca he tenido un sólo roce en estos casos. Y he pasado por situaciones muy críticas cientos de veces, sobre todo en los exámenes. Si compramos los boletos de la buena suerte con las monedas de la preparación mental, entrenamiento, trabajo, concentración y esfuerzo el premio está casi asegurado. Sí, hay que asumir un cierto componente de riesgo, pero esto es consustancial a la naturaleza humana, ¿conocen alguna actividad que esté totalmente ausente de él?

Cambio de trayectoria o de carril. En el apartado anterior ya he citado un caso en el que es necesario. Otros casos en los que también lo suelo hacer es cuando, por lo que sea, circulo a un ritmo de marcha más alto que el resto, no tendré ningún problema para cambiarme de carril y evito bajar la velocidad, casi con toda seguridad, este “casi” lo entenderán enseguida. También lo hago cuando estoy muy cerca de ciudades grandes que no conozco, aunque sólo sea de paso; bueno, en este caso suelo elegir carriles centrales cuando hay mucho tráfico y cambiar resulta difícil porque, aunque no es lo más habitual, puedo encontrarme con una salida que me interesa tomar en la izquierda de mi calzada. Lo mismo hago cuando, en circunstancias similares, me acerco a bifurcaciones en las que debo tomar el ramal izquierdo. 

Vista aérea del lugar anterior, es peor de lo que parece en la foto.
Un lugar que procuro evitar, prefiero hacer unos pocos kilómetros por la carretera
que se puede ver a la izquierda. Pero siempre entreno esa entrada con los alumnos.

Fuente: Google Maps
El cambio de carril en plan preventivo, resulta muy tentador, pero sostengo que se debe evitar hacerlo de forma sistemática; debe ser la excepción. Lo contrario supone estar muy desentrenados para cuando resulte imposible hacerlo, además, se tiende a olvidar una posibilidad que no es tan raro que ocurra: imagínense en una calzada de autopista con tres carriles, van por el derecho, se aproximan a una incorporación, ven que por el carril de aceleración circulan algunos automóviles y cambian al carril central, pero cuando están  a la altura del carril de aceleración uno de los coches sale desde él directamente al carril central y un segundo coche que iba detrás, más rápido y hacia el izquierdo adelantando. Cuando se dan estos casos, esos vehículos suelen hacerlo bastante rápido y no crean ningún problema, no es lo suyo, pero allá ellos; sin embargo no es tan raro que lo hagan con muy poca diferencia de velocidad y creen un riesgo inesperado y absurdo, de ahí el “casi” del párrafo anterior. 

Tal vez se pregunten si es aconsejable, y cuándo, hacer algún destello con luces largas o dar algún toque de bocina, aunque sólo sea con el fin de anticipar a quien se incorpora nuestra clara intención de facilitarle esa maniobra. Bien, pues yo es muy raro que lo haga ya; de un tiempo acá vengo observando que estas señales o se malinterpretan o simplemente no se entienden, con lo cual sólo se logra aumentar el riesgo, me he encontrado hasta con algunos conductores de camiones y autobuses que no lo comprenden. Lo que un servidor no entiende es cómo en plena fiebre de la “comunicación” se haya olvidado un lenguaje tan básico y tan útil. Salvo para ciertas situaciones de peligro bastante alto, y porque uno no pierde la esperanza, ya no uso ese tipo de avisos; es que ni te miran, aunque estés avisando a alguien de que lleva una rueda pinchada, una puerta abierta, el portón del maletero abierto, lo he visto no hace mucho subiendo y bajando en un coche cuyo conductor desatendió avisos hasta de los peatones y siguió tan feliz. Cosas veredes... 

Comenté antes que a veces se dan casos en los que debemos forzar por mantener nuestra posición en la calzada. Hay uno muy típico que se da cuando circulamos por el carril derecho y quien se aproxima por el carril de aceleración está empeñado en entrar sea como sea y al mismo tiempo nos está adelantando un camión. Desde luego, esto no sucede circulando a 120 km/h si no a unos 80, límite muy habitual en las circunvalaciones; tampoco es nada raro que ese camión sea seguido por otro como si fuese un vagón de tren por lo tan próximo que va. Naturalmente,  en esta situación, si el conductor del turismo que llega lo mueve con lentitud y torpeza pero con una clara voluntad de entrar a la autopista no estoy dispuesto a dejarme romper el cuello por quien me siga si yo freno lo necesario (sería demasiado) ni a meterme debajo del camión, así que fuerzo, utilizo tercera (me permite recuperar rápido después de frenar) y, aquí sí, utilizo la bocina. 

Comienzo de un carril para vehículos lentos, coincidente con uno de salida.
Es el mismo lugar de la foto anterior pero en sentido Santander.
El carril es muy largo, pero aunque no encontré ninguna fotografía
en la que se pueda apreciar, desde 1'5 km antes se puede ver su final. 

Fuente: Google Maps
Fuerzo, por supuesto, a que ese conductor frene o utilice el arcén, si es que se le acaba el carril, cuanto sea necesario; en el primer instante en que se salga de mi trayectoria acelero fuerte, gano la posición claramente y desaparezco aún a costa de adelantar al camión por la derecha. Ante todo la salud, y primero la mía y la de mis pasajeros (sí, por este orden, estoy conduciendo). Lo siento. En el peor de los casos, si tengo un accidente en esa situación que sea con en ese coche que se está empezando a cruzar en mi camino cuando ya estoy llegando a su altura.

A propósito de lo anterior, ya he leído en varias partes que los coches autónomos, inteligentes o como gusten llamarlos, muy probablemente, decidirán por nosotros y contra nosotros si lo estiman necesario. Por ejemplo, en el caso anterior, si yo voy solo y el coche que pretende entrar mal va con cinco personas, me sacrifican a mí. Pues no, no estoy dispuesto, si quiero sacrificarme lo decido yo. Faltaría más. Y en ese caso no, de ningún modo. 

El comentario al que aludía al comienzo, plantea también otra cuestión interesante. La copio en cursiva a continuación: 

...donde vivo, hay una autovía que tiene un tercer carril a la derecha para vehículos lentos, ya que es un tramo en cuesta y los camiones van más lentos de lo normal. Llega un momento en que la cuesta se acaba, y los camiones han de incorporarse de nuevo al terminarse el carril ‘lento’. ¿Cómo hacemos estando nosotros a la derecha? En la autoescuela me reprendieron una vez por apartarme a la izquierda, diciendo que debía mantenerme a la derecha ‘que ya los coches se apañarían’ y que a mí me resultaría una complicación volver a mi carril derecho. Pero en sitios como esta autovía que comento, no apartarme me parece un peligro, puesto que hay costumbre de ‘yo me incorporo y el de detrás que se aguante, que a mí se me acaba el carril’. 

Primer aviso del fina del carril de lentos anterior. En este caso también
se repite en el lado izquierdo para que no quede oculta por los camiones. 

Fuente: Google Maps
Bueno, aunque no es estrictamente obligatorio, si es muy aconsejable circular también por ese carril de lentos si está más o menos despejado (yo lo hago así), si hay tantos camiones como para andar entrando y saliendo con frecuencia, pues no. Entiendo que esta pregunta está planteada pensando en que se circula por el carril derecho normal, y en ese caso, y en general en todos en los que hay carril para vehículos lentos, comparto el consejo de mi compañero. Es decir, mantenerse en el carril derecho normal sin cambiar al de más a la izquierda. Lo que no comparto es la explicación, que puede servir en ese momento (en el coche, la mayoría de las veces no da tiempo a explicar gran cosa), pero luego, terminada la clase o la jornada, en algún momento, sí se debe razonar con el alumno tranquila y tan ampliamente como sea necesario el motivo de esa decisión. Yo la baso en lo que vengo haciendo hace muchos años, no da ningún problema y cumple la norma. 

Un carril para vehículos lentos se distingue muy bien por las señales verticales que nos advierten de él y por su marca vial que lo hace constantemente: línea discontinua ancha y corta. Si los hay, siempre están en subida, y si observamos el terreno desde atrás y con distancia, podemos ver con bastante detalle dónde acaba, porque siempre será donde corona la cuesta, en un cambio de rasante y bastantes veces con curva. Bien, pues basta con asegurarnos el evitar coincidir en esa zona con un camión (o cualquier otro automóvil) en paralelo, y tenerlo muy presente con bastante antelación. Es algo claramente más fácil que las incorporaciones por carriles de aceleración. Además, conviene hacerlo porque si esperásemos a ver los anuncios de su fin en las señales verticales (suelen ser grandes y poner dos), no es nada raro que estas nos queden ocultas por algunos camiones. 

También conviene tener perfectamente clara una cosa, por más que pongan dos señales de “ceda el paso” en el carril de lentos (vertical y marca vial), un camión no se va a detener. Cederá el paso, pero repito, no se va a detener. Y es lógico, porque entre otras cosas, supondría un serio y mayor peligro para todos reanudar su marcha en una situación muy difícil para él, si es que puede, que esa es otra.

El conductor de ese coche debe asegurase unos decenas de metros antes
de este punto que no tendrá a nadie en su derecha en él. 

Fuente: Google Maps
Viajando de noche y sin conocer la zona, sí que es más difícil saber dónde acaba el carril, pero aunque sea con menos precisión y puesto que tenemos tiempo para ir observando el relieve del terreno desde que nos encontramos el carril de lentos, tampoco resulta tan complicado, en realidad, evitar tener un camión al lado en el fin de ese carril. También contamos con una capacidad de aceleración, frenado, estabilidad y de maniobra muy superior a la que puede tener un vehículo pesado, especialmente subiendo.

Para acabar, tan solo recordar la norma que regula el uso de los carriles de aceleración. Impone, con buena lógica, obligaciones para ambos conductores: el que está en la autopista debe facilitar la entrada del que llega, en la medida de lo posible, incluso haciendo variaciones en su velocidad o trayectoria si fuese necesario. El conductor que circula por el carril de aceleración debe ceder el paso, llegando a detenerse para ello si la situación así lo requiere. En una palabra: coordinación. En principio, se requiere el trabajo de dos conductores para ello, pero como ya expliqué antes, si uno solo de los dos quiere, será más laborioso, pero también sumamente probable que lo consiga. Trabajen su buena suerte y la tendrán.

8 comentarios:

  1. Estimado Esteban:
    Tienes mucha razón. La coordinación y la cooperación harían de la conducción algo mucho mejor, especialmente en nuestras ciudades atascadas.
    Para coordinarse primero hay que tenir cierto sentido de sociedad y entender que la conducción es un fenómeno social. Ojalá evolucionemos en esta línea. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Elisa:
      Pues sí, deberíamos evolucionar en el sentido del que hablas porque de un tiempo acá parece que nuestras relaciones con los demás pasan necesariamente por un intermediario llamado smartphone, y si no es así la tendencia que impera lleva al aislamiento.
      Creo que es algo antinatural, el ser humano está hecho para vivir en sociedad relacionándonos unos con otros, y en esto hemos perdido mucho terreno en muy poco tiempo. Espero que lo recuperemos poco a poco en la medida en que de deje de adorar a “las nuevas tecnologías”, algún indicio hay por ahí, confío en que se vayan multiplicando.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. cuando yo veo que un vehiculo se quiere incorporar lo estudio en segundos ,,,va rapido ,,no me entorpecera,,aminoro un poco y le doy facilidad,,,veo que va a velocidad pero no a la mia,,con antelacion paso al carril izquierdo y lo adelanto e incluso estando en el carril izquierdo le doy facilidad para incorporarse y estudio si poner me delante o detras todo esto en milesimas de segundo, que es un torpon de esos que salen a una autopista a 40 y joden hasta a los camiones estos son los mas peligrosos esos hay que fijarse bien en la velocidad que llevan y llevas tu recomiendo mirar por el retrovisor carril izquierdo ,,,libre,,pasa a carril izquierdo ,, no esta libre acelera y pasale si no te va a hacer frenar te vas a quedar detras de el y si hay acidente te la comes tu a mucha gente habria que recordarle que el carril de aceleracion es para eso acelerar aunque este el limite a 120 si para incorporarte tienes que acelerar y sobrepasarlo es mejor que entrar lento entrar lento en una autopista o autovia es correr riesgo de acidente si lo que viene detras tuyo es un camion los camiones tienen buenisimos frenos pero la carga dice mucho y si viene con 30 toneladas parar eso es muy dificil con riesgo de perderla y causar un acidente multiple entonces el camionero si te ve incorporarte y vas lento en fraciones de segundo tiene que pensar o me lo llevo o armo el cristo y posible mente opte por la occion de tirar hacia adelante y que frenes tu y te apartes,,otras veces suele pasar en el carril de aceleracio,,que vas detras de uno tu ves que puedes hay posivilidad de salir pero el de delante no lo ve asi y frena y cuando te das cuenta le besas el culo esto suele tambien pasar un saludo y felices fiestas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por lo que dices, Mejías. Lo comparto totalmente, y me alegro por ello. Qué bien les vendría que dieras algún curso a tantos supuestos expertos que no dicen más que sandeces un día sí y otro también, incluidos algunos de mis colegas que están erre que erre con que hay que ir a la universidad, tener títulos más prestigiosos y relumbrantes y no sé cuántas bobadas más que prefiero no recordar porque me llevan los demonios.
      Lo que hace falta es hacer kilómetros con instinto de supervivencia y sentido común, como tú, y unos pocos más haces y hacéis cada día muy bien. Gracias por tu ejemplo, amigo. Un fuerte abrazo y feliz Navidad!!!

      Eliminar
  3. las autopistas son maravillosas es la mejor manera de probar un auto en accion
    Y ya me quedan pocos dias para dejar a mi auto que me resulto maravilloso.
    Me de pena dejarlo es como dejar a un amor
    besitos
    lo mejor para vos en este bello diciembre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, Mucha, es fácil tomarle cariño a las máquinas, y un coche es algo muy especial, diferente a todas las demás, vamos dentro, nos protege del sol y de la lluvia, del calor y de frío, ofrece una forma de movernos maravillosa... Yo suelo bautizarlos y ponerles un nombre propio, hablo con ellos en ocasiones, me siento agradecido, me enfado alguna vez, les acaricio un poco a veces, les escucho con mucha atención... quien no lo ha vivido pensará que estoy como una cabra, pero en realidad es algo muy viejo, ¿no se hace una ceremonia cuando se bota un barco y se estrella una botella de champán en su proa? También es bastante común mimar un arma por parte de policías, soldados, cazadores... Hay objetos que son mucho más que una herramienta, sobre todo cuando de su buen funcionamiento, en un momento dado, puede depender nuestra propia vida.

      Una autopista, con muy poco tráfico, está muy bien para probar un coche a velocidades sostenidas algo elevadas, hacer algunas puntas de velocidad altas, tantearlo en agua, chequear su capacidad de aceleración y de recuperación, cómo reacciona al viento lateral en puentes... siempre de forma muy progresiva y suave y dejándonos espacios amplios por ambos lados, por si acaso. Pero siempre hay que pensarlo muy seriamente, la percepción de la velocidad es baja pero está ahí, y los márgenes de error se reducen mucho siendo difícil darse cuenta de ellos. Aparte de esto, en general, me gusta más una buena carretera de montaña con mayoría de curvas con visibilidad, se va más lento, pero la percepción del movimiento es mucho más directa.

      Te sugiero que anotes una fecha: 10 de julio. Es San Cristóbal, patrón de los conductores, y por aquí aún hay sitios en los que se bendicen conductores y máquinas, probablemente en Miami también, siempre oí que en Estados Unidos hay de todo.

      Gracias por tu buen deseo, ¡lo mismo te digo!
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. ¿Qué piensas sobre lo siguiente?

    Entorno:

    Un camino urbano de tres carriles en el que la velocidad máxima es de 80km/h. El carril de la izquierda -y sólo ese carril' se destina a servir de salida para tomar un paso subterráneo que te incorpora a otra vía.

    Sucede que muchos conductores -una vez que han tomado el carril de la izquierda- inician una conducción excesivamente lenta en la que dejan una cantidad excesiva de espacio contra el vehículo de adelante. Se llega a reducir la velocidad de avance hasta alrededor de los 15 km/h (y a veces aún menos que eso) creando congestionamiento, y algunos conductores incluso dejan demasiado espacio entre su vehículo y el que les precede, al punto de que algunos otros conductores aprovechan estos espacios excesivos para "meterse" al carril de salida, aunque sin causar que el conductor de atrás frene... es más, el conductor de atrás inicia una aceleración para intentar evitar que el otro conductor "se meta".

    También es verdad que algunos otros conductores más, se meten de manera más violenta, causando que alguien tenga que aplicar sus frenos.

    El tramo en que esto ocurre (https://goo.gl/maps/nt2VsEPFjuT2), es de unos 1,100mts en línea recta, e inicia en un paso elevado desde donde los conductores que "se van a meter" pueden observar perfectamente a quienes dejan espacio de más entre sus vehículos y el que les antecede.

    En lo personal, yo considero que que si un conductor en ese carril de salida deja demasiado espacio contra el vehículo de adelante, quien se "mete", simplemente está efectuando un cambio de carril -mientras no se obligue a frenar al de atrás-... creo que si algo está ocurriendo mal allí, es que se deje espacio excesivo y se reduzca de más la velocidad.

    Cuál es tu opinión?

    Saludos..!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado anónimo: 

      En primer lugar te pido mil disculpas por el retraso en contestarte y te agradezco tu atención y confianza. La verdad es que últimamente ando de cabeza con mil cosas y ya esta mañana he podido dedicar un rato a visitar México gracias a tu enlace, lo que siempre me resulta muy grato hasta por razones familiares, no en vano un tío abuelo mío y mi padre estuvieron en ese magnífico país como exiliados políticos, así pues, le estoy muy agradecido a él y a sus gentes. Les salvaron la vida.

      No sé si he mirado bien, espero que sí, si no, por favor, me lo haces saber cuando puedas. He seguido el camino hacia Zacatecas y hacia el Periférico, entiendo que es el primero del que me hablas. Poco después de las señales, que también indican otras direcciones, el carril izquierdo limita la velocidad a 40 km/h. Desde luego, comparto tu opinión, bajar la velocidad a 15 km/h o menos me parece totalmente excesivo y peligroso, a no ser que sea necesario porque el tráfico se congestione mucho y llegue a pararse momentáneamente o casi, cosa que me parece bastante probable porque el tránsito por ese pequeño paso subterráneo en curva y tan angosto obliga a ir a poca velocidad y el efecto de esta se amplifica hacia atrás como en el dominó. 

      Quizá muchos conductores bajen la velocidad más de lo necesario porque inconscientemente les dé cierto temor o reparo el verse entre las paredes de hormigón y la entrada en curva al “túnel”, tampoco hay ninguna protección ni nada que inspire una... cierta amabilidad (por así decirlo) en ese lugar que aporte confianza, y el carril que se acaba por la derecha poco antes de la curva tampoco ayuda e inspira a estar más en guardia, puede que por eso algunos conductores dejen demasiado espacio que, si la velocidad es baja debería ser menor y siempre proporcional a esta, lógicamente y como bien apuntas. Es un punto bastante delicado, en el que sin embargo no aprecio indicios de que se produzcan muchos accidentes, afortunadamente. 

      Muy cerca de donde vivo hay un lugar bastante parecido, te dejo el enlace por si te apetece verlo, además lo grabé en vídeo. Es este: 
      http://conducirsinmiedo.blogspot.com.es/2012/12/cero-radares-en-navidad-evita-sus-multas.html

      Te reitero mis disculpas y mi gratitud.

      Un saludo muy cordial.

      Eliminar