lunes, 31 de julio de 2017

NI FLORES

Es verano, tiempo de descanso y vacaciones, es fácil andar distraído, bajar la guardia y perder concentración. Romper con la rutina de tantos meses seguidos de trabajo facilita que la mente se disperse sin tan siquiera darnos cuenta y nos hace vulnerables a errores y peligros que hasta podrían provocarnos la risa, caso de que alguien nos hable de no sé quién al que le ha sucedido algún tonto despiste. Pero nadie estamos libres de ellos, cuidado. Claro que si elevamos nuestro nivel de consciencia, lo llevamos en mente y nos mantenemos alerta, difícilmente nos pasará nada malo.


Es verano, e incluso aquí en el norte, es fácil que un coche expuesto al sol llegue a alcanzar temperaturas en torno a los 60º C (o bastantes más) en el aire de su interior. Además, en muchos coches modernos, especialmente de gama media-alta, prácticamente no entra nada de aire cuando permanecen cerrados, son muy estancos. ¡Cuidado!

En este caso el coche estaba bien estacionado, con las ventanillas abiertas,
su conductor al lado y su esposa haciendo un recado. Esto es seguro.
Podemos evitar fácilmente disgustos graves, daños irreparables e incluso auténticas tragedias, si desarrollamos el hábito de dejar siempre el coche sin ningún ser vivo a bordo mientras vamos “un momento ahí al lado” a hacer algún recado o gestión. Todos lo hemos hecho alguna vez, y todos hemos comprobado en alguna ocasión que “el momento” se cuenta por varias decenas de minutos, que donde antes había sombra esta ha desaparecido en poco tiempo, o que nos ocurre algún percance (una caída, por ejemplo) en el camino de ida o vuelta a ese lugar “ahí al lado”, o en el mismo. Así pues, en un coche estacionado al sol, ni flores.
Esteban


Etiquetas: calor, sol, verano, vacaciones

11 comentarios:

  1. Ni al sol ni a la sombra! Es ciertamente un peligro muy serio y totalmente evitable. Feliz verano!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, ni a la sombra. Hay muchos pequeños detalles, que si los cuidamos, automáticamente, eliminamos por completo muchos riesgos.
      ¡Feliz verano, Elisa, cuidaos mucho!

      Eliminar
  2. Como siempre, es mejor prevenir que curar y más en verano.
    Al partir un beso y una flor.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo esa canción, Manuel, y la inconfundible voz de Nino Bravo, con esa fuerza que disipaba en un soplo las nubes del alma. Lástima que la muerte le esperase tan pronto, y en la carretera...
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Has vuelto a escribir
    lo supe cuando pase por un blog y vi tu comentario.me hace feliz que hayas vuelto Bienvenido de nuevo al mundo de las letras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Mucha!
      Espero no dejar nunca de escribir, aunque a veces sea inevitable abrir algunos paréntesis.
      ¡Bien hallada!
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Aquí en Chile también ha ocurrido ese tipo de calamidades, tocayo. Tu recomendación vale para todo nuestro vilipendiado globo terráqueo.

    Abrazo austral.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, estimado amigo, pues también hay latitudes en las que uno podría morirse de frío en poco tiempo. Incluso en climas perfectos, una vez nos ausentamos del auto, si dejamos en él a personas que difícilmente pueden valerse por sí mismas, ¿cómo saber realmente cuánto tiempo tardaremos en volver? Nunca sabemos qué nos deparan ni los próximos cinco minutos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. El verano en Miami es terrible El calor más la humedad no dejan respirar.Los autos se calientan muchísimo.. Mi auto duerme afuera¿ te imaginas pobrecito el calor???
    Gracias por volver

    ResponderEliminar
  6. ¡¡¡Hola Estaban!!!

    Deseo con el alma en la mano, que hayas pasado un genial verano, de vacaciones en la playa o en el campo. El asunto es salir de la rutina cotidiana.

    Te dejo mi gratitud y un inmenso abrazo.
    Ojalá todo esté bien en tu vida.

    Se muy feliz

    ResponderEliminar
  7. Hola.Después de mucho tiempo, hoy visité mi blog y los blog amigos. Por supuesto, he estado leyendo un poquito de este. Saludos.

    ResponderEliminar