viernes, 9 de noviembre de 2012

CONSEJOS PARA CONDUCIR CON LLUVIA

A finales del pasado mes de septiembre publiqué un artículo a propuesta de la señora Paula Mendez. Hace unos pocos días me escribió de nuevo sugiriéndome otro que me parece verdaderamente interesante y muy oportuno, y me honra con su interés por este sitio. Lo publico con mucho gusto y espero que extraigan la utilidad de su contenido.


El buen estado de los neumáticos es siempre muy importante, con lluvia mucho más.
Foto tomada muy cerca de La Felguerina, Asturias. ¡Gracies per cuidame el coche, gatín!
Autor: Esteban Fernández Flórez


Consejos para conducir con lluvia

Se acercan días de lluvias... Y Autoclub Mutua de Mutua Madrileña Automovilista se encarga de resolver tus dudas climatológicas a la hora de ponerte al volante. Así que no te preocupes, te vamos a dar consejos útiles para que "la seguridad" sea tu copiloto. 

Se puede seguir manteniendo la independencia, 
 aumentando sensiblemente la distancia de seguridad. 
Foto tomada en "la recta del Max Center", A-8, Baracaldo, sentido Santander. 
Autor de la foto: Esteban Fernández Flórez
Seguro que más de una vez te has preguntado cómo evitar el tan conocido "aquaplaning". En este caso, si quieres evitar el aquaplaning mantén los neumáticos correctamente inflados, mantén en buen estado la banda de rodadura y no te olvides de cambiarlos cuando sea necesario. Existe un infundado temor muy generalizado al aquaplaning, cuando en realidad es bastante raro que ocurra. Solamente puede suceder cuando los canales de drenaje tallados en los neumáticos no dan a basto para evacuar el agua que se encuentran debajo y entonces la rueda gira sobre sí misma encima de una película de agua perdiendo el control sobre el vehículo y quedando a merced de las leyes de la física. Si sucede esto (se nota muy bien, porque al quedar las ruedas "en el aire" es como si acelerásemos en vacío) lo único que podemos hacer es levantar el pie del acelerador, entero, sin frenar; las ruedas disminuirán su velocidad de giro rápidamente de forma notable y de nuevo podrán seguir evacuando el agua. Da un poco "de cosa", de angustia, pero es imprescindible mantener la calma y apretar los dientes sin tocar NADA el freno. Mientras las ruedas están sin contacto con el asfalto, da igual lo que se giren, pero es fundamental evitar hacerlo; lo mejor es mantener el volante como estaba y, sólo si vemos que se pierde trayectoria (será poco y suave), podemos mover el volante muy poco y también muy suave con el fin de que en cuanto pisen las ruedas en el asfalto sigamos en la trayectoria correcta.

Los cuadraditos del centro son "indicadores de uso", o de desgaste. 
Están tarados a 1,6 mm y hay varios repartidos por toda la banda de rodadura. 
Autor de la foto: Esteban Fernández Flórez
A pesar de lo dicho, es muy raro que alguna vez tengas que hacer esto (aunque conviene tenerlo bien grabado en la mente) pues para que de verdad se dé un aquaplaning, o los neumáticos tienen muy poco dibujo, o la velocidad de giro de las ruedas es muy elevada o hay una balsa de agua con demasiada profundidad en la carretera. Los dos primeros factores está en tu mano controlarlos, con las ruedas en un estado medio... tirando a bajo, pero legal y una velocidad algo inferior a las máximas permitidas de entre 10 y 20 km/h, aproximadamente, es casi imposible sufrir un aquaplaning. La cantidad de agua en la carretera no se puede controlar, pero se ve; si es de día y miramos se ve. De noche, salvo que se conozca muy bien la carretera, es muy difícil que se puedan ver las balsas de agua, pero, preventivamente podemos circular algo más despacio de como lo haríamos de día y asunto resuelto. Tanto de noche como de día, también se puede frenar fuerte y soltar el freno entero antes de la balsa de agua cuando la descubrimos, en un instante podemos bajar la velocidad 20 ó más kilómetros por hora.

La profundidad mínima legal permitida es de 1,6 mm pero es muy aconsejable pensar seriamente en cambiar los neumáticos cuando está entre 3 y 2 milímetros.
Autor de la foto: Esteban Fernández Flórez
Si llueve demasiado, y además resulta que ese día estas cansado, no lo dudes, ¡para! Descansa y vuelve a conducir cuando te encuentres mejor. Al inicio de una tormenta, extrema las precauciones, en ese momento es cuando la carretera estará más resbaladiza; y cuando vayas a adelantar a otros vehículos extrema las precauciones también. Algo que no se te puede olvidar es comprobar los neumáticos antes de salir a la carretera. Conduce despacio y con precaución, es la mejor forma de evitar patinazos, ¡reduciendo la velocidad! En caso de que tu coche derrape, recuerda que bajo ningún concepto tienes que frenar con fuerza, sino pisar el pedal con firmeza y regularidad para dirigir el coche hacia la dirección que está derrapando. Mantén siempre la distancia de seguridad con el coche que te precede, recuerda que la distancia de frenado aumenta cuando la carretera está mojada. Sigue la huella del coche que va delante de ti, ya que las ruedas secan la carretera, por lo que las "marcas" que ha dejado el coche anterior a ti hará que la carretera por la que pases esté más seca que el resto. ¡Esperamos que hayan sido útiles! ¿Tienes algún consejo más que nos pueda ayudar?

Paula Mendez

5 comentarios:

  1. Me encanta leer estos útiles consejos. Decís:
    'En caso de que tu coche derrape, recuerda que bajo ningún concepto tienes que frenar con fuerza, sino pisar el pedal con firmeza y regularidad para dirigir el coche hacia la dirección que está derrapando'. Esto nunca lo entendí en la autoescuela. ¿Debemos mantener el pedal del acelerador? ¿soltarlo poco a poco?
    Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elisa:

      El acelerador se suelta entero en un movimiento continuo que incluso puede ser rápido. El freno se pisa suave ¿con firmeza? Sí, sin miedo; con regularidad y seguramente habrá que modular algo a medida que vemos y sentimos como se va corrigiendo. El volante se gira suave hacia la izquierda -por ejemplo- si la trasera tiende a ir hacia ese lado y estamos en curva a derecha, y en cuanto se ve que deja de ir volvemos (muy suave) a girar hacia donde queremos ir, la derecha. Si es la parte delantera la que derrapa (lo más probable), normalmente, basta con soltar el acelerador entero y a lo sumo frenar suave mientras se mantiene el volante prácticamente como estaba en la dirección que queremos llevar.

      Esto son indicaciones muy generales, desde luego pueden servir y funcionar pero no hay garantía plena porque hay una variedad enorme de tipos de derrapaje y pueden combinarse en una misma curva, influye mucho la velocidad, que el derrape sea violento o suave... Existen muchas variables; personalmente “no me gusta hablar de ello”, cuando escribí el libro lo pensé seriamente y opté por no decir nada al respecto, básicamente por estas razones: 1) Es muy raro que en conducción normal incluso aunque sea rápida, ágil y viva se derrape. Muy difícil. 2) Recomiendo vivamente cursos de conducción en circuito, y los básicos no incluyen derrapes. 3) Muchos coches tienen control de estabilidad.

      No obstante me parece muy importante practicar estas maniobras porque permiten sentir el coche muy a fondo, sentirlo... muy íntimamente. Y cómo reacciona con las fuerzas que actúan sobre él, y sobre nosotros, y cómo podemos recomponer ese rompecabezas invisible de fuerzas que han perdido su equilibrio... Es precioso, divertido, se pasa bien, se libera adrenalina... En circuito. Pero en carretera no anima a hacerlo, porque se es mucho más consciente de qué llevamos entre manos, de sus limitaciones, de las nuestras y de que en la carretera hay infinidad de variables que ni todas ni siempre se pueden controlar, sin embargo aumenta de un modo muy notable nuestra seguridad, es un gran paso adelante en nuestra formación como conductores.

      Si no puedes ir ahora mismo a un circuito, tampoco te impacientes... hay tiempo, esto no es urgente y, como quien dice, acabas de empezar. Ya llegará.
      ¡Saludos!

      Eliminar
    2. Sí, desde luego, ahora es mucho más importante lo más básico. Ahora estoy por las curvas viradas...

      Saludos!

      Elisa.

      Eliminar
  2. Es muy gratificante la educación vial, y por ello te agradezco que nos regales consejos que son buenos para tener activos en bien de uno mismo y de los demás.
    Un saludiño y agredecimiento.
    Rosxa María Milleiro
    http://poemas-rosamariamilleiro.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu visita y tus palabras, Rosa. Son muy significativas, y muy amables. Respecto a los “activos”, me parece una palabra muy adecuada que comparte sílaba con “vivos”, que así sea, porque en definitiva, ese es mi afán: transmitir lo que aprendí y aprendo en la carretera, poner un puñado de granos de arena para que sea camino de vida, comunicación y disfrute; así que... ¡De nada!
      Gracias de nuevo y saludos, desde un poco más al este pero con el mismo aire atlántico en la cara.

      Eliminar