lunes, 25 de mayo de 2015

Y... ¿SI SE PARA EL MOTOR EN MARCHA? (2)

¿Por qué puede ocurrir?

En la entrada anterior hablé de pisar el embrague a fondo o poner punto muerto inmediatamente después de conectar las luces de emergencia -prácticamente a la vez- sin explicar porqué. La razón es que con el pedal del embrague suelto y una marcha engranada, motor y ruedas están perfectamente conectados y si el primero se para de repente el movimiento de giro que llevan las ruedas en ese momento intenta pasar hacia el motor, como si fuese a darle manivela, pero como este está bloqueado ofrece mucha resistencia y en muy poco tiempo esta logrará parar la rueda, dejará de girar, pero el coche sigue en movimiento arrastrándola y haciendo muy difícil o imposible controlar el vehículo, provocando un accidente con mucha probabilidad. 

Pedal izquierdo y palanca, los dos elementos para desconectar motor y ruedas.
Es como calar el motor de una forma brutal. Pero la solución es muy sencilla: pisar pedal de embrague a fondo, si además ponemos punto muerto mejor, así, aunque involuntariamente se suelte algo el pedal del embrague no pasará nada. También he comprobado muchas veces con mis alumnos que, a poco que se defiendan manejando un coche, suelen actuar bien en este aspecto, es un acto reflejo que se adquiere enseguida. Normalmente, es bastante instintivo. 

Darse cuenta de que el movimiento y fuerza que genera el motor para hacer girar las ruedas circula en doble sentido en el sistema de transmisión facilita mucho comprender el funcionamiento del coche y su comportamiento, sin olvidar nunca que disponemos de dos elementos para desconectar motor y ruedas: embrague y punto muerto.

¿Por qué se puede parar el motor de pronto? Dentro de la rareza, lo más habitual y frecuente es debido a una de estas tres causas:

1.- Depósito de combustible agotado. De acuerdo, en un principio, no soy la persona más adecuada para hablar de esto; aunque bien mirado... mis errores, excesivo optimismo, despistes y demás, también tienen su utilidad para curarse en salud, ¿verdad? Al hilo de esto, si alguna vez les piden ayuda para empujar un coche que no arranca, antes de hacer el esfuerzo, pregunten al conductor si tiene gasolina. 

Nunca es conveniente andar con poco combustible en el depósito, especialmente en lugares remotos; y de noche, ni en rutas muy principales pues pocas gasolineras permanecen abiertas las veinticuatro horas y el horario de cierre no es uniforme ni en una misma provincia. Hay que evitar holgadamente que se encienda el chivato o testigo de que estamos en reserva, también provoca angustia y distracción y es peligroso conducir así hasta que podamos repostar.

Observar el coche y comprobar niveles uno mismo frecuentemente
¡sólo procura ventajas! Anímense.
2.- Fallo en la gestión electrónica del motor. Es relativamente frecuente, incluso en coches nuevos, modernos, caros y de prestigiosas marcas. Y no hay forma de prevenir estos fallos más allá de notar algún sutil síntoma en el comportamiento del motor y de prestar atención al aviso de algún testigo y su significado, a los que muchos conductores no hacen ningún caso: “no será nada”, “ya iré al taller”... 

Creo que la “tecnología”, palabra que, normalmente, sólo se utiliza en referencia a sistemas informáticos de gestión que gobiernan mil cosas, se ha convertido en un auténtico ídolo cuya purpurina dorada deslumbra a muchos. Tengo grabado lo que le pasó a Carlos Sainz (padre) en Lloret de Mar, y aquí pueden ver un caso mucho más reciente que no acabó en un grave accidente gracias sin duda a la pericia del chófer y a la suerte. Si de muestra basta un botón, les he dejado dos, pero hay muchísimos. 

3.- Rotura de la junta de la culata. La culata es la parte superior del motor, alberga válvulas y cámaras de combustión -principalmente- cierra los cilindros e imprime fuerza y movimiento a estos cuando se produce la explosión/combustión de la gasolina o el gasóleo. Viene a ser el equivalente de donde se coloca la pólvora y la mecha en un cañón de barco pirata. Es el lugar donde temperaturas y presiones son máximas, para sellarlo se utiliza una junta entre el bloque (lugar donde van cilindros y pistones) y la culata. Cuando todo está en orden el sellado es perfecto, pero no deja de ser el talón de Aquiles de los motores térmicos, más en los motores modernos, más aún en los diésel y todavía más si llevan turbo. 

Tapón del bote de expansión, ¡nunca abrir en caliente!
Lo ideal es hacerlo por la mañana, antes de arrancar y después
de que el coche haya pasado la noche en reposo.
Hay una relación directa entre el buen funcionamiento del sistema de refrigeración y el riesgo de que se rompa la junta de la culata. De modo que cuando se producen anomalías en el primero, la segunda soporta temperaturas y presiones superiores que la pueden romper. Así pues, conviene ser escrupuloso en la vigilancia del sistema de refrigeración y no pasar por alto y sin visitar el taller cuando:
  • Se observen valores superiores a los normales en el termómetro de agua, aunque muchos coches ya no lo llevan, cosa que personalmente me pone de los nervios y que para mí es motivo suficiente para no comprar un coche.
  • Se vean bajadas en el nivel de líquido refrigerante en el vaso o bote de expansión que puedan no ser normales, por supuesto entre las marcas de máximo y de mínimo, de esta última nunca debe bajar ni tan siquiera acercarse a ella.
  • Se compruebe, con el tapón del vaso de expansión quitado algo de grasa a la vista o al tacto en el líquido refrigerante. Esto sólo debe hacerse con el motor completamente frío.

Según el nivel de experiencia de cada cual estas observaciones pueden ofrecernos más o menos dudas, desde luego, pero la experiencia se adquiere con la práctica de hacerlas, no obstante, con o sin ella, si surge la duda podemos despejarla fácilmente consultando con un mecánico, o con un conductor de probada experiencia. En base a la mía, para estas cosas es más fácil encontrar buenos mecánicos en talleres independientes y pequeños. 

Una culata. En el motor está colocada al revés, pero esta es la vista más interesante.
Siempre hay excepciones y he conocido alguna, pero en los talleres oficiales de las marcas de coches suelen trabajar muy “a piñón fijo”, están muy acostumbrados a sustituir piezas en base a su probabilidad de fallos o a lo que les indica el fabricante fundándose en estadísticas, trabajan mucho con coches en garantía, suelen tener unos protocolos bastante rígidos, no pocos prejuicios, todo hay que decirlo; jóvenes mecánicos en prácticas que no sólo no cobran un céntimo por su labor sino que ni se les paga el transporte, poca costumbre en investigar averías en base a síntomas sutiles, una fe ciega en los software que facilita el fabricante y un vicio muy extendido, lamentablemente, en responder “eso es normal”. 

Con ustedes: ¡la famosa junta de culata!
Tan aparentemente sencilla y tan importante. 
Les aseguro que algunas veces me he sentido objeto de burla y que me tomaban el pelo descaradamente en algunos talleres “oficiales”, eso que iba con un coche con inequívocos distintivos de escuela de conductores, y, aunque menos de lo que me gustaría, se deduce que algo sabré de mecánica, digo yo. Pues ni por esas. Un buen mecánico es un tesoro, valórenlo como tal cuando lo encuentren; perseveren en su búsqueda y darán con él. O con ella, me consta que hay mujeres en este oficio pero nunca me ha coincidido ninguna. Ahora que lo pienso, quizá fuese un buen negocio poner un taller cuya plantilla estuviese compuesta sólo por mujeres, al menos en ciudades grandes. 

Esteban

22 comentarios:

  1. Muchas veces pasa lo del motor, gracias por los consejos y las razones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias a ti, Boris! Espero que se vaya aliviando el dolor por tu pérdida.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Creo que en mi Chile hacen falta profesores de manejo que vayan más allá de lo mínimo.En todo caso leyéndote tocayo, vale aquello de "nunca es tarde para aprender"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. RE: No es un consuelo, desde luego, pero te puedo asegurar que en esta España de mis desvelos tenemos la misma necesidad, y no sólo en mi oficio, es una actitud muy generalizada, desafortunadamente.
      Comparto totalmente que “nunca es tarde para aprender”, es más, creo que es el auténtico elixir de la juventud.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Esteban: La junta de culata ¿tendría que dar algún síntoma previo a romperse? Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Elisa!
      Pues en realidad no, porque el síntoma aparece prácticamente al mismo tiempo que la avería en forma de humo blanco por el escape (vapor de agua), aunque normalmente, con tiempo suficiente para que “sólo” se rompa la junta y no la culata, lo que daría una avería mucho más cara y con mayor riesgo de accidente.
      La única forma de prevenir esta avería es observar con regularidad posibles fallos en el sistema de refrigeración: temperatura por encima de lo normal, sin necesidad de que sean valores escandalosos; pérdida de nivel en el bote de expansión y, a veces, aparición de grasa en el líquido refrigerante aunque tampoco sea alarmante, puede ser sutil, pero se suele notar a la vista y al tacto. Esto de tocar suavemente con las yemas de los dedos líquidos del motor, así como pasar la palma de la mano suavemente por la banda de rodadura de los neumáticos, casi como acariciando a un niño dormido, para notar deformaciones, lo aprendí de buenos mecánicos de la vieja escuela. Ahora ya ni te tocan los médicos.
      ¡De nada, saludos!

      Eliminar
    2. UI! Ahora todo son protocolos, en todas partes. Y si el protocolo dice que el coche está perfecto pero no anda... sólo lo puede arreglar esa sutileza, experiencia y criterio propio que tan bien describes. Saludos!

      Eliminar
    3. Así es, Elisa. Parece que se impone el techo de cristal, ¡y las paredes! Cada uno en su parcela sin que nadie sepa (ni quiera) ver más allá, incomunicándonos mutuamente, oh paradoja, en un mudo "conectado" como nunca.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  4. Hola Esteban:

    Muchas gracias por este artículo. Me alegra que sigas escribiendo en tu blog: me tranquiliza, porque significa que tu madre está bien, que es lo más importante y lo que me preocupaba.

    Un saludo,

    Mahesh

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Mahesh!
      Muchas gracias por tu atención y detalle. Y perdón, porque acabo de darme cuenta de que tengo respuesta pendiente de un mail tuyo, se me pasó por completo.
      Como bien deduces, mi madre está bastante mejor, pero requiere de tiempo y de ayuda.
      Respecto al mail, si no te importa, prefiero hablar por teléfono, me llamas cuando quieras o te llamo cuando me digas. No dudes de que cuentas con mi ayuda, siempre.
      Espero que tú y los tuyos estéis bien, y ese es mi deseo.
      Un abrazo y hasta pronto.

      Eliminar
    2. ¡Hola Esteban!

      Gracias por tu respuesta. Me alegro mucho de que tu madre esté mejor. Dale recuerdos de mi parte.

      Un abrazo y hasta pronto,

      Mahesh

      Eliminar
    3. ¡Hola Mahesh!

      Gracias a ti. Recuerdos dados, y te corresponde con los suyos.
      Espero que estéis todos bien. Cuando puedas me avisas y hablamos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Gracias por los interesantes consejos,a mi me da pánico que se pare el motor sin mas,saludos estimado amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, Amatista, gracias a ti.
      No temas porque se pare el motor, es muy raro, y ahora con los móviles y los seguros que incluyen la asistencia en viaje da mucha tranquilidad. Sólo queda hacer bien la detención, no asustarse demasiado y protegerse bien, esto sólo depende de nosotros y estas entradas espero que ayuden, imagínate en situación repetidamente y si alguna vez se da el caso lo harás bien de forma automática.
      También sucede, que llevo muchos kilómetros encima, y claro, me han pasado cosas.
      Cuídate mucho, ¡saludos!

      Eliminar
  6. Hola, Esteban!

    Como passas de saúde?

    Creo k deixei, nesse escrito, um comentário, pero no lo vejo. Esquisito! Volverei para observar se este ficou registado aqui ou não.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Céu!

      Estoy bien, gracias, espero que tú también.
      Pues creo que no perdí ningún comentario; es raro, pero me ha pasado alguna vez. Intentaré indagar a ver si hay algo que se pueda mejorar para que no vuelva a ocurrir. Me da mucha rabia.

      ¡Muchas gracias, un abrazo!

      Eliminar
  7. Hola Esteban
    Ya te conté antes que no he tenido problemas con coches porque hago Lease.Cuando lo entrego esta como nuevo.
    Solo tuve problemas con Un Beeatle que se paraba en la carretera de golpe ya que tenia problemas eléctricos.
    Como siempre fantásticos los comentarios y vos como Mentor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mucha:
      Estoy de acuerdo contigo en que disponiendo de coches como tú lo haces es la mejor forma de evitarse problemas. Queda el tema de la gestión electrónica, que prácticamente ha tomado el gobierno de la mecánica a modo de golpe de estado, de ahí las averías con el Beetle, y aunque la probabilidad es pequeña, supera a la posibilidad de fallo mecánico en los coches de los noventa. En tu caso, aún puedes disminuir algo más el riesgo de avería por fallo en el software evitando utilizar coches recién salidos al mercado, normalmente, alrededor de los dos primeros años de la vida comercial de un automóvil el fabricante ya ha corregido todos sus fallos de juventud.

      Esta mencionada fiabilidad sólo hay un modo de superarla: teniendo buena experiencia como conductor, algunos conocimientos de mecánica (no hace falta saber mucho pero sí tener una buena base) haciendo todas las reparaciones posibles y el mantenimiento uno mismo, y conduciendo coches viejos bien cuidados que, como mucho, sólo utilicen electrónica simple para el sistema de inyección. Esta es una opción casi obligada en zonas aisladas (como muchas que hay en América) y con climas severos. Imagínate los problemas que te dio el Beetle en la Patagonia y en invierno, sin embargo con su muy lejano primo con el que comparte el nombre, con saber algo de mecánica y ser un poco previsor lo podía arreglar uno mismo y salir del apuro sin morir de frío.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Gracias por el comentario que me dejaste..No sé si soy valiente pero hay que seguir viviendo
    Creo que soy una sobreviviente de mi vida
    Gracias siempre por tus bellas palabras para conmigo y RECOMENZAR

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Mucha, por tu admirable ejemplo: has vivido un auténtico horror, y, ya ves, aquí estás, y animando a formar un coro para dar gracias a la vida con Violeta Parra.
      Me encantan Violeta y sus canciones, y te confesaré una cosa: “Gracias a la vida” y “Dime paxarín parleru” (canción popular asturiana), son las que más le gustan a mi madre; le encanta que le deje el móvil y escucharlas una y otra vez con él en sus manos.
      Y sí, yo aprecio que tienes una fuerza y valor muy por encima de lo común, amiga.
      Cuídate mucho. Un abrazo.

      Eliminar
  9. Hola, Esteban!

    Como estás? Aqui, todo satisfatório.

    Que texto mas completo, Virgem Santíssima!
    Li todo tu escrito y lo entendi, pero como tu já sabes, eu no entendo nada de coches y de sus problemas. Lo k devemos ou no devemos hacer, sei, minimamente, porque tengo consciência.

    Contigo, creo, ou mejor, tengo la certeza k aprenderia a conducir muy bién, pero tinhas de tener mucha paciência comigo, porque tengo miedo do mas pequeno obstáculo.

    Aqui, nos explicas todas las cosas k pueden suceder se se para un motor en marcha. Gravíssimas, algumas, como compreendi, pero solamente, de forma teórica.

    Tengo nuevo poema en mi blog, pero es muy extenso. Usa lo traductor para k lo possas entender y no tengas pressa de lo comentar. Quando te for possível, me gustaria k aparecesses por lá. Caso no lo entendas, me diz, por favor, k eu te explicarei lo sentido de mis palabras, resumidamente.

    Dias felices. En Lisboa já temos calor y bom tempo.

    Abrazo muy fraterno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olá, Céu!
      Siempre estaré agradecido a todas las personas que prestáis atención a mi trabajo, pero aún más a quienes no conducís. Cosa que no deja de ser una opción perfectamente válida, desde luego. No obstante, hay detalles que está bien conocer aunque seamos pasajeros porque, entre otras cosas, pueden servir de ayuda a algún conductor en algunos casos y circunstancias.

      Tengo paciencia, sí, no estará bien que yo lo diga pero en eso voy bien servido; aunque normalmente, hay que derrochar más paciencia con otros conductores que con los alumnos, y algo muy común que les suele pasar a estos, curiosamente, es ser poco pacientes consigo mismos. Para hacer desaparecer el miedo, ayuda mucho darse cuenta de que si hay visibilidad, aun circulando al límite permitido, se ve a lo lejos y con tiempo si aparece un obstáculo, entonces basta con empezar a frenar suave para que el obstáculo desaparezca o podamos parar antes de llegar a él, o rebasarlo sin ningún peligro a una velocidad muy inferior. Y cuando hay poca visibilidad, se circula mucho más despacio para poder hacer lo mismo. Los alumnos siempre suelen contestar a esto “sí, es muy fácil decirlo...” A lo que yo contesto que “es igual de fácil hacerlo, en serio, prueba y lo verás”. Ese “comprender de forma teórica” que mencionas, es la base de la práctica Céu, es clave y fundamental para llevar a cabo las acciones correctas.

      He leído hace unos pocos días tu poema (gracias por el aviso) con y sin traductor, no te dije nada porque quiero volver a leerlo con más calma en portugués, creo que si me esfuerzo y consultando algunas palabras sueltas en el diccionario, podré captar bastante bien la esencia que trasmites; y si no te pregunto. Pienso que la poesía es el arte literario más difícil, más aún traducirlo, y que lo ideal es leer los poemas en la lengua original, así que volveré a intentarlo mejor concentrado y con más calma.

      Disfruta del buen tiempo en tu preciosa ciudad (esto lo he oído a cuantas personas conozco que la han visitado, sin excepción). Buena noche.
      Un abrazo.

      Eliminar